Una alimentación equilibrada y una buena nutrición son fundamentales para controlar la diabetes. Son dos factores que ayudan a prevenir las complicaciones a largo plazo, por lo que son la clave para vivir con la mejor calidad de vida posible.

Ir arriba